RAVENLOFT 1890: Deuda de Sangre y Honor

De Aventuras Infinitas
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta es una campaña de la expansión Ravenloft: Masque of The Red Death, adaptada de AD&D 2ª Edición a D&D 5ª Edición. Cuenta con cuatro jugadoras que se conocieron en el D20Quest del 30 de julio de 2022.

Primera Sesión (30 de julio de 2022)

1 de mayo de 1890

El señor Trafford convoca en su mansión de Londres a sus personas de mayor confianza para que le ayuden en un asunto de gravedad, invocando la amistad y favores del pasado para asistirle en el terrible trance que está viviendo ahora. Desde hace tres días, Sir Richard Trafford no sale de su casa, ni se le ha visto en público o atendiendo sus negocios, sin saber nadie por qué.

En la tarde del 1 de mayo de 1890 llegan a su casa James Silverstone, Samantha Waterford, Steve McGregor y Emma Stonefield, donde su anfitrión les recibe para contarles, muy nervioso, que hace tres días su hija mayor, Beatrice, fue secuestrada por la noche en su propia casa, mientras dormía junto a su hermana Clara. No cree tener enemistades tan serias como para llegar a secuestrar a su hija, ni nadie le ha pedido un rescate por ella. En ese momento, se escucha, desde el piso de arriba, el grito demente de una joven. A petición de los personajes, el señor Trafford les lleva a la habitación donde su hija fue secuestrada. pero él se queda en la puerta, dándole la llave a la señorita Waterford para que entre. El olor del dormitorio es penetrante, como si Clara se hubiera hecho sus necesidades encima, y hay cierto desorden en el sitio. Hay dos camas con dosel, donde suelen dormir las dos hermanas, y la chica está tumbada en una de ellas retorciéndose de forma lasciva, con signos evidentes de estar mentalmente afectada. El doctor Silverstone le administra un tranquilizante mientras McGregor la sujeta, pero este ve, en los arañazos aleatorios hechos por la joven en el cabecero de la cama, lo que parece un símbolo muy conocido por él: el de la tribu nativoamericana de los indios cheyenness. Emma se concentra y percibe que, mientras el doctor administra el sedante y Clara se va relajando, una presencia sobrenatural abandona el lugar, y Samantha ve, caminando por el suelo, un escarabajo de color verde metalizado que se mete bajo una de las cómodas.

Símbolo de los indios cheyennes.

El doctor y McGragor pasan a Clara a otra habitación, y el primero la examina para encontrar picaduras de insecto en varias partes de su cuerpo. Emma y Samantha ven, en el dormitorio, que hay más escarabajos, incluso debajo de la cama, que mueven de su sitio. Uno de ellos vuela hasta el hombro de Samantha, pero ella, con un gesto increíblemente rápido y preciso, lo mata de un manotazo.

Escarabajo verde encontrado en la habitación de Beatrice y Clara Trafford

Con un cazamariposas que había en la casa, McGregor consigue cazar a uno de los insectos, y al mostrárselo en la palma de su mano al señor Trafford éste le da un manotazo, muy asustado, y lo lanza por la habitación, diciendo que podría ser muy venenoso. James mira por la ventana y ve que alguien, en la oscuridad de la calle, les está vigilando tras un sauce, y decide salir a por él, mientras los demás miran desde el segundo piso cómo el doctor se mueve entre las sombras con gran habilidad, se sitúa tras la persona que les vigila y lo deja inconsciente de un golpe con su bastón, no sin antes notar que su víctima se da cuenta en el último momento como si alguien, o algo, sobrenatural le hubiese avisado del peligro. Se lo lleva a la casa de Trafford, y todos ven que es un joven delgado y con marcas de viruela en la cara, vestido con ropas propias de la clase baja.

Símbolo de la Sociedad Teosófica.

El joven es atado a una silla y e interrogado, llevándose Samantha a Trafford fuera evitar levantar el engaño que intenta el resto con el chaval, y le pregunta si tiene fotos de sus viajes (ya que es aficionado a la fotografía), y en ellas descubre que las mismas personas, en primer o segundo plano, se repiten en los viajes a las distintas colonias británicas, gente de dinero. Parece que la señora Elizabeth Carter está relacionada en muchos aspectos de la historia, pues su nombre aparece varias veces en las conversaciones. El chaval resulta ser el Joven Johnny, quien, tras una larga serie de preguntas y amenazas, confiesa que pertenece a la banda callejera de Los Chicos Salvajes (creyendo que los personajes son sus patrones), y que estaba espiando la casa por orden del Viejo Peet. Hace tres días, Wilson "Caraperro" McCarthy les envió a él, al Viejo Peet y a Thomas "Locomotora" McDowell a secuestrar a la hija de Trafford, y le proporcionó al Viejo Peet un bote con escarabajos verdes metalizados vivos (él lleva uno muerto en una pequeña cajita como si fuera un tesoro). El plan era sobornar a la policía para que no patrullara la noche del secuestro, y el Viejo Peet esperaría en la calle con un coche de caballos robado mientras el Joven Johnny vigilaba y "Locomotora" trepaba hasta la ventana y soltaba los escarabajos, esperando un rato para luego llevarse a Beatrice. El Joven Jhonny les dice que le Viejo Peet y "Caraperro" están en el puerto, pero que ellos jamás vendrían a esta zona. No sabe dónde estará Beatrice. Trafford pierde el control y golpea con fuerza al Joven Jhonny, dejándolo inconsciente. El doctor le administra morfina para que se relaje un poco, y el anfitrión les ofrece quedarse en su casa a pasar la noche para continuar mañana con la investigación. En ese tiempo, Samantha y Emma buscan en la biblioteca algún libro interesante, encontrando uno de Teosofía y otro de la Universidad de Oxford que les llama la atención, ya que al parecer tienen cierta relación a la miríada de objetos exóticos y piezas de museo que el señor Trafford tiene en su casa. De hecho, Trafford tiene afición por las subastas, y el nombre de William Cross surge por primera vez: una rivalidad por conseguir piezas de anticuario en la que la última vez ganó él comprando un colgante egipcio que tenía guardado en una caja anodina. McGregor duerme con el Joven Jhonny para vigilarlo.

2 de mayo de 1890

Colgante egipcio ganado en una subasta por Trafford a William Cross.

A la mañana siguiente, James va a visitar a su amigo naturalista, el Doctor Roger Wills, para preguntarle sobre los escarabajos verdes. El Dr. Wills, muy interesado en el espécimen, le dice que es una variedad de Egipto, la Cantárida Dividiosa, y tiene un veneno (la cantaridina) que provoca indisposición, aturdimiento, desorientación e incluso la muerte, y se utiliza como afrodisiaco (puede provocar priapismo); este insecto no se suele encontrar en los barcos de mercancías, sino que alguien con gusto por la entomología tuvo que traerlo a Londres, lo cual es una temeridad por lo peligroso que es este escarabajo. Indicó que hay muy pocas personas en la ciudad que tengan, al mismo tiempo, afición por los insectos y por Egipto, que está de moda ahora por los descubrimientos arqueológicos, y entre ellos estaba William Cross y Benjamin Bradford. Esa misma mañana, McGregor y Emma van a ver a Lady Stranger, quien les echa las cartas sobre el asunto de Beatrice y les dice que una persona muy poderosa encargó el secuestro, esa persona pertenece a una organización en la que hay una guerra entre facciones, y que son muy peligrosos, empleando el uso de la fuerza sin miramientos; pero entonces la tarotista entra en trance y comienza a hablar con una voz de otro mundo, advirtiendo a Emma que tenga mucho cuidado porque se está metiendo en algo donde una terrible fuerza sobrenatural mueve los hilos, y después cae desmayada sobre la mesa, para luego recuperarse y dar por terminada la sesión rápidamente y muy afectada por lo ocurrido, no queriendo saber nada más del asunto. Mientras tanto, Samantha va a visitar a Lesley Atkins para buscar información y, en una reunión muy tensa, le revela que el secuestro de Beatrice ha tomado el cariz de asunto de seguridad nacional y que utilice los medios necesarios para descubrir y neutralizar a aquellos que suponen una amenaza para La Corona; hay algo muy oscuro en las personas que rodean a William Cross, Elizabeth Carter y su relación con Sir Richard Trafford, pues ellos y otras personas como Robert Baker o Benjamin Bradford han visto desaparecer misteriosamente a algún hijo pero ninguno lo ha denunciado; es más, hay una oleada de asesinatos en Londres que debe estar relacionado con todo este turbio asunto, y exhorta a la señorita Waterford a que lo investigue todo cuanto antes. Al mismo tiempo, el doctor Silverstone, tras visitar a su amigo Roger Wills, se marcha en coche a la mansión Trafford y pasa junto a un grupo de maleantes donde hay un carruaje conducido por un señor mayor con muy mala pinta; el coche coincide con la descripción de aquel utilizado para el secuestro que dio el Joven Johnny. Todo apunta a que son de la banda de Los Chicos Salvajes. Éstos se queda mirando a James y se suben todos en el carro para seguirle. El doctor Silverstone decide entonces ir hacia la comisaría de policía, y los maleantes pasan de largo mirándole con muy mala cara. La policía se da cuenta de quiénes son y los siguen, y los ocupantes del carro del Viejo Peet se van bajando para dispersarse. James decide ir entonces al club de caballeros Athenaeum pero, para su sorpresa, le prohíben la entrada porque su membresía ha sido revocada, y le comentan que si tiene alguna queja debe escribir al director del club, pero que no le dejarán acceso. Al pie de las escaleras del edificio le espera el carruaje del Viejo Peet, del que se bajan tres hombres: uno con cara de bulldog y una gorra que es Wilson "Caraperro" McCarthy, y otros dos forzudos con cara de pocos amigos. Le dicen a James que le acompañen, con cierto grado de intimidación, y cuando bajan las escaleras el doctor los empuja a los tres con su bastón y sale corriendo. Es perseguido por las calles de Londres, y cuando va a ser alcanzado, se mete en una tienda para esconderse. Caraperro y sus hombres entran destrozándolo todo, y James consigue escabullirse un par de veces, pero pronto se ve acorralado. Por otro lado, McGregor, y Emma se llevan a el Joven Jhonny al club social donde está Elizabeth Carter, a quien encuentran en compañía de otros caballeros que vieron en las fotos de los viajes de Trafford. McGregor le exige a Carter que de explicaciones sobre el secuestro de Beatrice, y la señora se sorprende de ver a Emma, a quien pone en evidencia delante de todos, y revela a McGregor que su amiga no fue admitida en la Orden del Amanecer Dorado y nunca lo sería, y que debería estar en Canadá casada y viviendo otra vida más normal. Emma se defiende con educación, pero claramente molesta por este sucio ardid de Carter. Risas entre los presentes mientras el cazarrecompensas comienza a utilizar un sutil y terrorífico tono amenazante que asusta a Elizabeth Carter, porque hay una velada rabia animal que insufla miedo a quienes le escuchan. Un hombre muy alto y apuesto se acerca a Elizabeth, al que ella se refiere como "William", le dice algo al oído y se marcha. Pero en ese momento entra de forma espectacular Samantha Waterford, quien les dice a McGregor y Emma que hay que encontrar al doctor cuanto antes. Los tres, llevándose a Johnny, se montan en un coche de caballos, y gracias al sexto sentido de la Emma, que va guiando al cochero, encuentran a James, que estaba justo escapando del local donde le buscaba Caraperro y sus hombres. Silverstone se sube al coche y todos ponen en común la información que tienen, porque el tiempo corre en su contra.

Mapa de los últimos asesinatos en el centro de Londres. Elaborado por James Silverstone.

James había hecho un mapa de los últimos asesinatos en el centro de Londres, y sobre él localizan el epicentro, y van en coche hasta allí, buscando por las calles hasta ver en la acera de unas casas de gente adinerada cómo Los Chicos Salvajes están sacando de un inmueble baúles y maletas como si alguien fuera a realizar un viaje muy largo, y cargándolos en el carruaje del Viejo Peet, bajo la supervisión de Caraperro y William Cross. Silverstone, Waterford, McGregor y Emma llegan a la carrera y entablan un enfrentamiento con ellos. McGregor, con el Joven Johnny del brazo, encañona a Cross y le exige que le diga dónde está Beatrice. William Cross saca un revolver, y Samantha, en un impresionante salto con patada, tira del carro al Viejo Peet y arrea a los caballos para arroyar a una gran cantidad de maleantes. Emma busca un baúl donde pueda estar Beatrice, y la encuentra en una especie de ataúd camuflado con interior de raso, lívida pero viva. James dispara a Caraperro, hiriéndolo y poniéndolo en fuga. Por la puerta de la casa aparece una atractiva mujer que Samantha reconoce como Deborah Ambrose, y ambas se preparan para un enfrentamiento, pero Waterford saca su derringer y dispara a bocajarro hiriéndola, y ésta huye. Al mismo tiempo McGregor dispara a Cross, del cual no sale sangre, sino polvo y arena para horror y sorpresa de los cuatro héroes. El doctor también le dispara, con el mismo resultado, y William se lanza a por Emma que estaba sacando del ataúd a Beatrice, pero Samantha le golpea con el amuleto enrollado en el puño y McGregor salta como una pantera sobre su espalda mientras Emma le clava su daga ritual en el pecho, ante lo que William Cross exclama con sorpresa "¿una daga ritual?" y se deshace en polvo y arena, no sin antes maldecir a los cuatro y advirtiéndoles que El Maestro irá a por ellos y los destruirá. James, Samantha, McGregor y Emma quedan en absoluto shock, y recuperan el sentido cuando llega la policía para ver qué ha ocurrido. Son, en el sitio, acusados de homicidio, pero entonces aparece Trafford, quien discute con el jefe de policía sobre la inocencia de sus amigos. Viendo que el policía no cede, Trafford hace con una mano unos extraños gestos frente a su cara que parecen subyugar la mente del funcionario y borrar su memoria, y éste se aleja sin acusar más a los héroes. Entonces Trafford recoge a su hija en brazos y se dirige a sus amigos agradeciéndoles el rescate de Beatrice y diciéndoles que ahora las cosas iban a ser más complicadas, porque William Cross era un simple peón, y el que mueve los hilos, El Maestro, iba a venir a por ellos.

Segunda Sesión (21 de agosto de 2022)

12 de mayo de 1890

Sobre lacrado interceptado por Samantha Waterford a un mensajero de Deborah Ambrose.

PRELUDIO: El doctor James Silverstone es llamado a la casa de Ezequiel Rashleigh, donde el anciano de noventa años está viviendo sus últimos momentos. Le reciben su mujer Candance, de treina años, segunda esposa, y la ama de llaves, Mary. Rashleigh le ruega al doctor que le suministre un sedante y éste le da morfina. Antes de morir, Rashleigh le ruega a todos que cuiden de su hijo, y fallece.

Tras los acontecimientos del 1 de mayo de 1890, el Dr. James Silverstone, Steve McGregor, Emma Stonefield y Samantha Waterford intentan recuperar la normalidad en sus vidas. No obstante, pequeños y oscuros detalles les impiden olvidar lo que han vivido. En los periódicos, Silverstone y McGregor encuentran sendas noticias sobre sucesos extraños que han tenido lugar en Londres y Bristol respectivamente. Samantha Waterford, en el desempeño de sus funciones sigue, disfrazada, a un mensajero de Deborah Ambrose por las lúgubres calles de la ciudad, para ver cómo deja en el hueco entre una pared y el marco de una puerta un sobre lacrado que recupera, y en el que encuentra una nota con una serie de números aparentemente inconexos.

Y Emma Stonefield tiene un extraño y perturbador sueño (expande el desplegable para leerlo):

Primer sueño de Emma Stonefield
Sueñas. Estás en un enorme salón de baile decorado con colores escarlata y dorado, y con unas enormes cortinas de terciopelo rojo al fondo. Hay muchas personas, todas vestidas de gala y con máscaras de todo tipo: monstruosas, bizarras, bellas, brillantes o inexpresivas. Pasas desapercibida mientras los demás bailan al son de una música suave interpretada por una orquesta. Te fijas en los músicos. Todos están muertos, pero siguen tocando como si estuvieran vivos. Sus caras están pálidas, y sus ojos están vacíos. Varios gusanos salen de sus fosas nasales y oídos y caen sobre el suelo y los instrumentos. La música se detiene, y todo el mundo te mira. Te das cuenta de que estás desnuda. Los presentes forman un amplio círculo a tu alrededor, en silencio, observándote tras sus máscaras, y te hacen sentir incómoda. De pronto, todos se giran para mirar al fondo de la sala, y desde las enormes cortinas de terciopelo rojo surge una voz, una voz grave que suena como una enorme trompeta, y que dice palabras que no puedes entender. Tienes miedo. Todos se giran de nuevo hacia ti. Entre la muchedumbre hay un hombre con una máscara dorada que simula el rostro de un sarcófago egipcio. La voz del fondo del salón vuelve a hablar. No es de este mundo. Los músicos comienzan a tocar una música densa y oscura. Suena un tambor de forma rítmica y lenta, cada vez más fuerte. Es tu corazón. Las cortinas de terciopelo rojo del fondo se descorren. Gritas. Despiertas.
Contenido del sobre lacrado interceptado por Samantha Waterford.

Todos se reúnen en casa de Sir Richard Trafford, esperando explicaciones sobre todo lo ocurrido. El Señor Trafford vuelve a agradecerles su ayuda para rescatar a su hija, y les confiesa que, como sospechaban, él pertenecía a la Orden del Amanecer Dorado. Entró en ella por la curiosidad y la atracción por el misterio, la mística y la espiritualidad, como muchos de los miembros de la alta sociedad británica, y aprendió muchas cosas, entre ellas que la magia existe y es poderosa. La Orden estaba compuesta por facciones, siendo la más poderosa de ellas la que controlaba William Cross, quien tenía unos profundos conocimientos mágicos que enseñaba a los que ascendían a los grados superiores, pero para acceder a ellos se tenían que hacer muchos sacrificios personales que todos aceptaron, pero para pasar a los más altos niveles Cross les exigía que entregaran a seres queridos, como hijos, cónyuges o parientes, aquellos a los que más apreciaran. Muchos aceptaron, como John Ashworth, Benjamin Bradford, Robert Baker y Elizabeth Carter, que se quedó viuda porque entregó a su propio marido. Todos estos sacrificios eran para complacer al Maestro, una persona desconocida que se comunicaba en secreto con William Cross. Trafford se negó a entregar a su primogénita, Beatrice, y salió de la Orden, pero Cross y los demás se propusieron secuestrar a su hija para entregarla al Maestro y por eso la raptaron. Richard Trafford habría contado esto a Silverstone, McGregor, Stonefield y Waterford desde el principio, pero en los niveles altos de la Orden Cross les hacía pasar a todos por un ritual donde se establecía una promesa mágica de silencio y romperla suponía caer en la locura, como les ha ocurrido a otros. Muerto William Cross, la promesa mágica desapareció y por eso Trafford es libre ahora de contarlo todo. Les comenta, además, que ahora que Cross está muerto hay un vacío de poder en la Orden y se está librando una guerra mágica para decidir quien controlará la facción más fuerte para recibir las enseñanzas del Maestro, pero no sabe quienes están liderando cada grupo. Previene a los personajes sobre la amenaza que puede suponer la facción vencedora para la civilización, representada en su punto más alto por el Imperio Británico y la ciudad londinense, ya que hay un mal oscuro y poderoso que ha penetrado en todas las capas de la sociedad, especialmente en las más altas, y destruiría a la humanidad tal y como la conocemos. Confirma con Samantha Waterford que esto es un asunto de seguridad nacional, y exhorta a todos a luchar contra El Maestro en favor de la Reina Victoria, a lo que McGregor responde que en realidad no tienen otra opción. Por otro lado, remarca el hecho de que William Cross fuese destruido por la daga de Emma, la cual no es mágica, lo que le hace sospechar que el poder que acabó con él provenía de ella misma. Le propone enseñarle magia, porque la cree sobradamente preparada, y Emma acepta. Por último, les ofrece a los personajes toda la ayuda posible en la investigación, desde contactos hasta recursos, y les dice que ha hablado con Sir Thomas Silvergate, inspector de Scotland Yard, para recuperar sus armas, las cuáles les entrega a cada uno, pero con la condición de que no las usen a menos que sea estrictamente necesario, ya que no está seguro de poder convencer a Scotland Yard por segunda vez de que no les acusen de homicidio. Cuando Trafford señala la peculiaridad de las cabelleras arrancadas en la noticia del 9 de mayo, Steve McGregor tiene un flashback (expande el desplegable para leer los detalles).

FLASHBACK I: Steve McGregor
Personaje Información para la jugadora Jugadora que lo interpreta
YONA ¿QUIÉN ERES?: “YONA” (Significa “Oso”) un indio guerrero cheyenne grande y fuerte.

¿QUÉ QUIERES?: Eres el guardián del hombre blanco que tenéis prisionero, y que es un hestovatohkeo'o (pronunciado GESTÓVA-TOKÉO), o monstruo de dos caras que parece un humano. No debe escapar y nadie debe liberarlo.

¿QUÉ TIENES?: Mucha fuerza y el respaldo del jefe.

James Silverstone
TSULA ¿QUIÉN ERES?: “TSULA” (Significa “Zorro”) un joven indio cheyenne aprendiz de chamán.

¿QUÉ QUIERES?: Interrogar al hombre blanco que tenéis prisionero, y que es un hestovatohkeo'o (pronunciado GESTÓVA-TOKÉO), o monstruo de dos caras que parece un humano. Debes averiguar sus intenciones.

¿QUÉ TIENES?: El respaldo del chamán de la tribu.

Emma Stonefield
WOYA ¿QUIÉN ERES?: “WOYA” (Significa “Paloma”) ♀ la hija del jefe de la tribu cheyenne. Eres muy guapa.

¿QUÉ QUIERES?: Liberar al hombre blanco que tenéis prisionero, y que se cree que es un hestovatohkeo'o (pronunciado GESTÓVA-TOKÉO), o monstruo de dos caras que parece un humano. Te has enamorado de él.

¿QUÉ TIENES?: Astucia, belleza y que eres la hija del jefe.

Samantha Waterford
Mapa cronológico de los crímenes por apuñalamiento en Londres en los últimos días elaborado por el Doctor James Silverstone.

"Steve McGregor está atado en un poste en el campamento cheyenne, en Estados Unidos, vigilado de cerca por Yona. Es de noche. Tsula se acerca para interrogarle, pero Yona está receloso y le advierte del peligro que supone, mientras Steve asegura que él no es un demonio. Tsula le pregunta insistentemente cuáles son sus intenciones y qué pretende, y Steve se desespera diciendo que él no ha hecho ni va a hacer nada. Aparece Woya, que quiere hablar con el prisionero y atenderle, pero Yona no se lo permite. Woya le dice a Yona que se conocen desde hace mucho tiempo, y él le contesta que precisamente por eso no la deja con el demonio blanco. Yona le dice que el jefe de la tribu le ha dado órdenes de que nadie interactúe con el prisionero, y Woya le dice que ella es la hija del jefe, y que es mejor que la complazca. Woya se va a buscar a su padre mientras Tsula cose a preguntas a McGregor. Woya convence a su padre, quien va a donde Steve y le dice a Yona que ha cumplido con su deber y que se retire para dejar al demonio a solas con su hija, la cual intenta seducirle pero Steve le escupe. Aparece el chamán de la tribu con sus dos aprendices, entre ellos Tsula, y examina a Steve con una extraña mirada, advirtiéndole que no se le ocurra escapar, porque vaya donde vaya, en cualquier parte del mundo, los cheyenne le perseguirán."

Silverstone decide enviar a su familia al campo porque Elizabeth Carter es muy amiga de su mujer y no quiere arriesgarse a que le ocurra algo por su culpa, y luego va con McGregor a hablar con Sir Thomas Silvergate. En Scotland Yard, el inspector les recibe y les dice que los crímenes de las víctimas acuchilladas son realmente extraños, ya que los cortes y puñaladas parecían provenir de múltiples atacantes, pero nadie vio a ningún grupo de personas, duda de que James y Steve sean capaces de averiguar algo más de lo que ha descubierto la policía, se niega a dejarles ver las pertenencias de las víctimas y pone trabas para que bajen a ver los cadáveres porque duda de la confianza que se pueda depositar en McGregor, a quien acusa de hacer trabajos sucios por dinero. Steve se enfrenta con él y se defiende, dejando claro a Silvergate que no le intimida. James consigue que McGregor le acompañe a la morgue, donde examinan los cadáveres mutilados como se leía en la noticia del 11 de mayo. El doctor utiliza un mapa de crímenes por apuñalamiento que hizo para situar a las víctimas, identificando varios tipos:

Nº en el mapa Causa de la muerte Sexo Edad Clase social
1 Múltiples cortes y perforaciones de arma blanca en todo el cuerpo, causadas a la vez. Hombre 54 Alta
2 Varias puñaladas en la espalda. Mujer 20 Baja
3 Múltiples cortes y perforaciones de arma blanca en todo el cuerpo, causadas a la vez. Hombre 36 Alta
4 Varias puñaladas en la espalda. Mujer 17 Baja
5 Varias puñaladas en la espalda. Mujer 18 Baja
6 Múltiples cortes y perforaciones de arma blanca en todo el cuerpo, causadas a la vez. Mujer 29 Alta
7 Varias puñaladas en la espalda. Mujer 18 Baja
8 Varias puñaladas en la espalda. Mujer 19 Baja
9 Una veintena de puñaladas en el pecho Hombre 47 Baja
10 Múltiples puñaladas en el estómago. Hombre 60 Baja
Gesto mágico para el conjuro de "Detectar Magia".

Examinando a las víctimas 1, 3 y 6, con heridas extrañas como decía en la noticia, concluye que eran personas de clase alta, por sus manos cuidadas y otros signos de cuidado corporal, mientras que el resto de víctimas son de clase trabajadora o baja y pertenecientes a crímenes ordinarios. Los crímenes exóticos se han dado en las inmediaciones del Museo Británico, y deciden ir hacia allí a investigar.

Emma se queda con Trafford aprendiendo los rudimentos básicos de la magia y memorizando un conjuro de "Detectar Magia", con el que ve que en la mano de su maestro que un anillo brilla; al preguntarle, él le confiesa que era un regalo de su mujer, un anillo mágico de protección, y que Emma le recuerda mucho a su difunta esposa, al cual tenía unas habilidades muy parecidas a las de ella. Emma se siente ligeramente incómoda, y Trafford la sube al piso de arriba para llevarla ante la puerta del estudio de su mujer, que permanece cerrado desde que falleció. Emma tiene un flashback (expande el desplegable para leer los detalles).

FLASHBACK II: Emma Stonefield
Personaje Información para la jugadora Jugadora que lo interpreta
ELOISE STONEFIELD ¿QUIÉN ERES?: “ELOISE STONEFIELD” ♀ la piadosa, religiosa, casta y pura esposa de Jeremiah Stonefield y madre de Emma Stonefield.

¿QUÉ QUIERES?: Casar a tu hija con Lucas Foster, el primogénito de la adinerada y extremadamente religiosa familia Foster que tiene negocios en Canadá y que vienen de una larga tradición de cazadores de brujas desde el siglo XV. Tu hija es muy rara, se junta con gente muy rara y hace cosas muy raras, cosas que podrían entenderse como brujería, pero no le puedes decir esto a Lucas Foster o lo espantarías.

¿QUÉ TIENES?: Una gran influencia sobre tu marido y muy mal carácter.

Samantha Waterford
LUCAS FOSTER ¿QUIÉN ERES?: “LUCAS FOSTER” un joven caballero inglés no demasiado agraciado, pero con una enorme fortuna familiar y negocios y rentas en Canadá. Eres muy religioso y tu familia tiene una larga tradición de cazadores de brujas desde el siglo XV. No toleras el espiritismo, el tarot ni, por supuesto, la brujería.

¿QUÉ QUIERES?: Casarte con Emma Stonefield, que está de buen ver y mejor catar. Aunque es muy rarita, su familia es ultrarreligiosa y la podrás meter en vereda cuando te la lleves a Canadá. Por el momento, te mostrarás agradable y encantador con ella, pero cuando crucéis el océano ya casados se acabarán las tonterías.

¿QUÉ TIENES?: La bendición de los padres de Emma: Jeremiah y Eloise Stonefield, y muchísimo dinero. A tu esposa no le faltará de nada… bueno, quizás tiempo para sus rarezas, jajaja.

Emma Stonefield
MARY STONEFIELD ¿QUIÉN ERES?: “MARY STONEFIELD” ♀ eres la hermana mayor de Emma Stonefield. La hermana normal, quiero decir, porque Emma es una rarita desde pequeña. La quieres con locura, pero lleva toda la vida insinuando que tiene premoniciones y ve cosas y seres que no existen, y últimamente le ha dado por leer libros que la condenarían al infierno. Eres muy religiosa, como tus padres Jeremiah y Eloise, y estas cosas de brujería no te gustan nada, pero es tu hermana y no quieres que sufra. Ahora tu padre quiere casar a Emma con Lucas Foster, un joven feo y adinerado que tiene negocios en Canadá, y que además viene de una larga tradición de cazadores de brujas desde el siglo XV, lo que podría suponer la muerte de Emma en una hoguera en mitad de los bosques canadienses.

¿QUÉ QUIERES?: Que tu hermana no se case con ese adefesio de Lucas Foster.

¿QUÉ TIENES?: Como eres la hermana normal, y la mayor de las dos, tus padres te suelen escuchar y hacer caso, si sabes cómo hablarles (normalmente citando a la biblia o a Jesucristo). Pero todo este asunto está muy complicado. Si hablases con ella y te contase más, quizá podrías urdir un plan. O recurrir a un amigo de tu padre, Sir Richard Trafford, que parece tener afinidad con Emma

Steve McGregor

"En casa de los Stonefield están sentados a la mesa Emma, su padre Jeremiah, su madre Eloise, su hermana Mary y Lucas Foster, con quien su padre quiere casarla. Han sentado a Emma junto a Lucas, pero ella lo ve inapropiado y se cambia de sitio junto a su madre. Su padre se ofende, apremia a su esposa para que haga que su díscola hija se comporte y pide disculpas a Lucas por las rarezas de su hija, pero Foster no echa cuentas de lo sucedido y, a petición del Señor Stonefield, comienza a hablar de los negocios, mansiones y riquezas que tiene en Canadá. La madre aprueba todo esto, y reprocha a su hija sus comentarios fuera de tono, insistiéndole en que vivir en Canadá es una buena idea, pero Emma les recrimina que la quieren fuera del país. Mary intercede, atrevidamente, para defender que quizá su hermana no quiere ese tipo de vida, pero su padre se muestra ofendido e inflexible, habla de un futuro con hijos y de una unión de las dos familias, lo cual parece complacer a Foster. Jeremiah comenta que Lucas ha traído un regalo a Emma. Éste le da un pequeño rosario, que en cuanto lo toca Emma le provoca una visión en la que una hechicera está ardiendo en una pira en algún lugar de Canadá, ante las miradas de varios hombres vestidos del siglo XV con rasgos similares a los de Lucas (quien, por cierto, es bastante feo). Emma da un grito, y deja caer el rosario en la mesa, para disgusto extremo de su padre. Lucas no se inmuta, manteniendo el tipo, y la madre le reprocha a Emma sus rarezas e impropio comportamiento. Emma se asusta y se niega, creando gran disgusto e incomodidad en la mesa."

Mientras tanto, Samantha llama al Pequeño Michael para que recoja información sobre los extraños asesinatos que ha habido en Londres. El Pequeño Michael, muy educado, le dice que están pasando cosas raras cerca del Museo Británico. Samantha le ordena que se entere de todo lo que pueda, y él le pregunta qué tiene prioridad, este asunto o seguir a los mensajeros de Deborah Ambrose. Ella le contesta que lo de Deborah, y se marcha a la morgue en Scotland Yard. Mueve sus hilos para que en unos días consigan los objetos de las víctimas de los crímenes exóticos. En la morgue es recibida por el Dr. Adam Robson, quien le pregunta qué se lo ofrece y ella le dice que ha venido a ver a dos amigos, y Robson le da el pésame, pero ella aclara que están vivos. La lleva donde los cadáveres y allí se encuentran con Silverstone y McGregor, donde ponen en común la información conseguida. Estando allí, James Silverstone tiene un flashback (expande el desplegable para leer los detalles).

FLASBACK III: James Silverstone
Personaje Información para la jugadora Jugadora que lo interpreta
FREDERIK PORTER ¿QUIÉN ERES?: “FREDERIK PORTER” el jefe de la policía del distrito sur de Londres.

¿QUÉ QUIERES?: Tus hombres han apresado en la calle y de madrugada a un caballero llamado James Silverstone, que ha sido encontrado huyendo de la policía en las proximidades del cadáver de un hombre y una mujer, ambos asesinados a 100 metros de distancia el uno del otro. A la mujer le extrajeron el corazón. A Silverstone se le ha encontrado un cuchillo ensangrentado. Quieres acusarle de asesinato y encerrarlo para ganarte el favor de William Cross, tu patrón.

¿QUÉ TIENES?: Poder, eres el jefe de la policía del distrito.

Samantha Waterford
MARK BROSNAN ¿QUIÉN ERES?: “MARK BROSNAN” un joven policía del distrito sur de Londres. Tu jefe es Frederik Porter.

¿QUÉ QUIERES?: Habéis apresado en la calle y de madrugada a un caballero llamado James Silverstone, que ha sido encontrado huyendo de la policía en las proximidades del cadáver de un hombre y una mujer, ambos asesinados a 100 metros de distancia el uno del otro. A la mujer le extrajeron el corazón. A Silverstone se le ha encontrado un cuchillo ensangrentado. No crees que sea culpable, porque el sospechoso de los asesinatos era el hombre que fue encontrado muerto. Quieres que liberen a Silverstone.

¿QUÉ TIENES?: Pruebas concluyentes de que el hombre muerto era el sospechoso del asesinato de esta y otras mujeres: talla de zapato, un collar de corazones disecados y descripción física de testigos. Nada de esto coincide con Silverstone, quien crees que es un curioso un poco rarito y enclenque, y no pudo matar al hombre muerto, que era más fuerte.

Emma Stonefield
JOHN CUNNING ¿QUIÉN ERES?: “JOHN CUNNING” un caballero inglés y escritor que busca inspiración para su nuevo libro pasando las noches en la comisaría de policía del distrito sur.

¿QUÉ QUIERES?: La policía ha apresado en la calle y de madrugada a un caballero llamado James Silverstone, que ha sido encontrado huyendo de la policía en las proximidades del cadáver de un hombre y una mujer, ambos asesinados a 100 metros de distancia el uno del otro. A la mujer le extrajeron el corazón. A Silverstone se le ha encontrado un cuchillo ensangrentado. Quieres saber más sobre él o lo ocurrido.

¿QUÉ TIENES?: Dinero para sobornar y poder social para prometer cosas, como un ascenso o proteger a alguien.

Steve McGregor

"Es de madrugada en Londres. El Doctor Silverstone está encerrado en un calabozo. Al otro lado de las rejas están Frederik Porter, el jefe del distrito sur de la policía de Londres, Mark Brosnan, un joven policía con talento de detective, y John Cunning, un caballero inglés que se dedica a escribir novelas de detectives. Frederik increpa a Silverstone para que confiese sus crímenes, pero este mantiene, impávido, su inocencia y que pasaba por allí para ayudar a las víctimas, a lo que el jefe de policía le reprocha que lo que debería haber hecho es avisarles en lugar de deambular por la escena de los crímenes. John Cunning pregunta constantemente cosas, extremadamente interesado en la historia, y Mark Brosnan interviene para decirle a su jefe una tras otra las pruebas que exculpan al doctor, provocando la ira de su jefe, quien arremete con más fuerza contra Silverstone. James no mueve ni una ceja, sosteniendo, con una calma absoluta, que él no es el asesino. Frederik le espeta a James que un médico sabe perfectamente cómo extirpar un corazón, pero aquel se defiende diciendo que él no habría hecho la chapuza que hizo el asesino, y Cunning le pregunta cómo lo habría hecho, a lo que el doctor responde con todo lujo de detalles, pero asegura que él no lo hizo. Brosnan insiste en que los testigos dieron una descripción física del asesino que coincide con el hombre muerto, y su jefe le contesta que es más fiable el testimonio de la policía que el de cuatro muertos de hambre. Un policía viene y le dice al jefe que William Cross a venido a verle y que es urgente. Frederik va, y entra en escena Sir John Trafford, quien habla con James y le asegura que lo sacará de ahí."

Silverstone, McGregor y Waterford se marchan a la mansión Trafford, donde encuentran a Emma y esta les cuenta sus avances con la magia. Con toda la información obtenida, Sir Richard Trafford les insta a ir al Museo Británico. Esa noche, Emma tiene un segundo sueño (expande el desplegable para leerlo):

Segundo sueño de Emma Stonefield
Sueñas. Estás en el salón principal de una mansión victoriana, con las paredes forradas de oscura madera tallada, cuadros extraños, lámparas de luz tenue y muebles muy elegantes. Al fondo hay unas enormes cortinas de terciopelo rojo. Hay muchas personas, todas desnudas, y que llevan tan solo máscaras de diferentes tipos: monstruosas, bizarras, bellas, brillantes o inexpresivas. Todos están fornicando los unos con los otros, sobre las mesas, en los sofás, en el suelo o contra la pared. Los jadeos y suspiros llenan el ambiente, mientras los cuerpos se retuercen de forma lasciva en sus cópulas. Pasas desapercibida mientras todo el mundo se entrega al éxtasis de la orgía, que parece estar llegando a su clímax. Uno de los fornicadores es un hombre de cabello corto y rubio con una máscara dorada que simula el rostro de un sarcófago egipcio, y te mira mientras copula con una chica joven. La orgía se detiene, y todo el mundo te mira. Te das cuenta de que estás desnuda. Los presentes forman un amplio círculo a tu alrededor, en silencio, observándote desnudos tras sus máscaras, y te hacen sentir muy incómoda. De pronto, todos se giran para mirar al fondo de la sala, y desde las enormes cortinas de terciopelo rojo surge, de nuevo, una voz, una voz grave que suena como una enorme trompeta, y que dice palabras que no puedes entender. Tienes mucho miedo. La voz te reclama. Todos se giran y te miran. Suena un tambor de forma rítmica y lenta, cada vez más fuerte. Es tu corazón. Las cortinas de terciopelo rojo del fondo se descorren. Gritas. Despiertas.

A la mañana siguiente los cuatro se marchan al museo, pero Samantha es llamada por el Pequeño Michael, quien le dice que ha localizado a otro mensajero de Deborah Ambrose, y ella se marcha corriendo. James, Steve y Emma van a las inmediaciones del museo, buscando las localizaciones de los crímenes exóticos y descubriendo que hay incluso marcas de cuchillos en el empedrado del suelo. Emma utiliza su psicometría en los adoquines, y siente la agonía de la víctima y ve, a la luz de una farola, a un hombre alto y con gafas, similar al de sus sueños. Luego van al museo para deambular por la sala del antiguo Egipto, y se dan cuenta de que, entre los visitantes, hay algunos caballeros paseando solos que se lanzan miradas desafiantes entre ellos. Reconocen a algunos de los que estaban con Elizabeth Carter en su fiesta cuando fueron con el Joven Johnny a desafiarla. Uno de esos hombres se asemeja al que Emma vio en sueños. Los investigadores se dan cuenta de que estos caballeros llevan anillos extraños y colgantes bajo la ropa. Un asistente del museo se acerca a McGregor y le dice que hay un caballero en la calle que quiere verle, pero que este caballero no entrará en el museo. Steve le dice que si quiere hablar con él que entre, y el asistente se va. Mientras tanto Emma, parapetada por una vitrina y por sus dos compañeros, utiliza su conjuro de detectar magia y ve que hay objetos de exposición que brillan levemente con un fulgor mágico, y que los objetos raros que llevan los caballeros ingleses resplandecen con fuerza mística. Un caballero se acerca a James, es el director del Club Athenaeum, y le pide disculpas por la revocación de su membresía, pero sufrió presiones de una persona de la Cámara de los Lores y tuvo que ceder; ahora estará encantado de readmitirle. El asistente vuelve y le dice a Steve que el caballero de la calle insiste, y aquel va, acompañado por Emma. McGregor sale a una calle lateral del museo por una puerta con escalones, y Emma se queda escondida mirando. El caballero que le esperaba era Thomas "Locomotora" McDowell, quien amenaza a Steve diciéndole que se marche del país y vuelva a Estados Unidos, o lo lamentará. McGregor queda muy, muy lejos de estar intimidado, y le responde que ni hablar, y Thomas le ataca. El reflejo de Steve es sacar su revólver, pero recuerda que Trafford le advirtió que no lo utilizara a menos que fuera extrictamente necesario, y se pelea a puño descubierto con "Locomotora". Éste le lanza un directo que el cazarrecompensas esquiva, para devolverle un golpe en el estómago que apenas le hace daño. Thomas embiste y derriba a Steve, intentando darle golpes. Emma corre a buscar al doctor. Mientras tanto, Silverstone permanece en la sala y ve cómo un de los caballeros ingleses, el alto, rubio y con gafas, hace unos extraños gestos hacia otro más mayor con una gran barba, y este cae casi desfallecido sin haber causa aparente. James corre a atenderle, pero el hombre dice que está bien. Silverstone se hace el encontradizo, y le dice que lo ha visto en otra parte, pero el hombre mayor se hace el despistado. Al final James cae en que es Benjamin Bradford, de la Orden del Amanecer Dorado y del grupo que estaba con Elizabeth Carter. Bradford se marcha, y Emma aparece tras una vitrina haciendo aspavientos y demandando la atención del doctor, quien corre a ayudar a McGregor. Cuando los dos llegan a la calle lateral, Steve ha soltado a La Bestia Interior, y levanta por los aires a Thomas. La pelea continua, y McGregor derriba a Thomas, tumbándolo en el suelo, mientras Emma coge un enorme palo lleno de telarañas e intenta golpear a "Locomotora" en el suelo, fallando, y el doctor se posiciona para asestar un buen golpe.

Mensaje descifrado por Samantha Waterford.

Al mismo tiempo, Samantha va tras el Pequeño Michael, quien le señala a una mujer de la clase trabajadora que se camina nerviosa por el mercado, mirando constantemente hacia atrás, y ocultando algo bajo su media capa. Waterford la sigue hasta los callejones, donde no le cuesta trabajo arrinconarla en una calle sin salida. La mujer le pregunta quién es y qué quiere, y Samantha le pregunta, a su vez, que qué es lo que lleva y para quien. La mujer le dice que por favor la deje en paz, que con este trabajo se gana un dinero y que la han amenazado con hacerle cosas a su familia, en especial a su hijo, pero Samantha es férrea en su determinación y le exige que le de lo que lleva, que al parecer es un zurrón que contiene algo. La mujer se vuelve agresiva y hace el intento de salir de allí empujando a un lado a Waterford, pero esta forcejea con ella y hay un intercambio de golpes, que Samantha finaliza sacando su derringer y apuntando a la mujer, que se asusta mucho y cede, pero le pide 10 libras por el libro (lo cual es una cantidad considerable). Waterford le da el dinero y se queda con el zurrón, que contiene el libro "Rob Roy", del escritor Walter Scott. Llama al Pequeño Michael para saber más sobre aquella mujer, pero el chico no sabe nada más, y le pregunta a ella qué relación hay entre el libro y la carta. Entonces Samantha acude a Lesley Atkins para que le ayude, porque sospecha que los números son páginas del libro, y esta la presiona para que piense, llamando su atención sobre los grupos de números, ya que no todo pueden ser paginas y quizás se refieran a otros elementos del libro, de lo que deduce Waterford que pueden ser líneas, párrafos o palabras, y rompe el código, que consiste en que el primer número es una página, el segundo es una línea y el tercero una palabra, y con eso consigue el siguiente mensaje:

Libro clave para descifrar el mensaje (ayuda usada en la partida).

"He dejado la llave en case de la viuda del venerable Rashleigh".

Se marcha de allí, pero dos hombres con aspectos de ser extremadamente peligrosos comienzan a seguirla. Samantha huye a la carrera, robando a una señora, con la que forcejea, una sombrilla y armando un escándalo. Logra sacar ventaja a sus perseguidores y se dirige al Museo Británico donde, por fortuna para ella, no había ninguna dama de la alta sociedad que la viese corriendo como alma que lleva el diablo. Entra en el museo y se calma, visitando la sala del antiguo Egipto, y mientras escuchaba a unas señoras hablar sobre unos restos de unas excavaciones, pasa por una ventana y ve en la calle a James, Steve y Emma atacando salvajemente a un hombre muy corpulento.

McGregor levanta con una mano a Thomas, mientras el doctor le atiza con el bastón por la espalda y Emma le da con su palo en los genitales, acabando con los restos de agresividad de "Locomotora", quien se rinde. Steve lo lanza lejos y le dice que no quiere volver a verle. Samantha sale a hablar con ellos, e intercambian información. En la puerta principal del museo ven que los caballeros ingleses de extrañas miradas y complementos salen y se va cada uno por su lado. Reconocen al señor mayor de la barba grande como Benjamin Bradford, al alto rubio, y con gafas como John Ashworth, y a un hombre de gran barriga como Robert Baker. Los investigadores deciden quedar luego en casa de Rashleigh, y de momento seguir a los hombres del museo de la siguiente forma: Silverstone y Emma tras Ashworth, McGregor sigue a Bradford, y Samantha a Baker. Los caballeros ingleses toman coches de caballos, y todos ven como Ashworth es recogido por uno muy elegante del que sale Deborah Ambrose y le da un beso. Samantha tiene un flashback (expande el desplegable para leer los detalles).

FLASHBACK IV: Samantha Waterford
Personaje Información para la jugadora Jugadora que lo interpreta
ALLAN MIDWAY ¿QUIÉN ERES?: “ALLAN MIDWAY” un apuesto y adinerado joven de la alta sociedad londinense.

¿QUÉ QUIERES?: Casarte con Samantha Waterford, la más perfecta y adorable dama de la sociedad londinense. Tu rival es John Kellet, quien está también enamorado de Samantha y tiene por costumbre desafiar a los demás pretendientes a duelos de esgrima deportiva, en los que siempre gana.

¿QUÉ TIENES?: Porte, dinero, poder y tenacidad. No dejarás que Kellet se interponga, y harás lo que sea para quitarlo de en medio, así como a cualquier otro pretendiente. Eres muy celoso.

Steve McGregor
SANDRA BASQUETTE ¿QUIÉN ERES?: “SANDRA BASQUETTE” ♀ una joven de la alta sociedad londinense, perteneciente al servicio de espionaje de la Reina Victoria.

¿QUÉ QUIERES?: Eres una espía novata. Estás aquí para ayudar a Samantha Waterford a engatusar a Michael Rashleigh y que le cuente quien es la persona que más sabe sobre los viajes de Sir Richard Trafford. Allan Midway, joven, rico y guapo pretendiente de Samantha, es muy pesado y tienes que alejarlo de ella.

¿QUÉ TIENES?: Sabes que Allan Midway está muy interesado en Samantha. Si le ofreces hacer de celestina quizás podrías llevarlo aparte. Al menos hasta que llegue a la fiesta John Kellet, otro espía de la Reina Victoria que simula estar enamorado de Samantha pero que en realidad desafía a los demás pretendientes para alejarlos de ella y que pueda hacer su trabajo.

James Silverstone
MICHAEL RASHLEIGH ¿QUIÉN ERES?: “MICHAEL RASHLEIGH” un joven caballero inglés enamorado de Samantha Waterford, como muchos otros. Eres un amigo de la familia de Sir Richard Trafford, y recientemente has introducido en su círculo a Deborah Ambrose, una joven muy guapa que gestiona los viajes de los amigos de Trafford.

¿QUÉ QUIERES?: Conseguir que Samantha salga a dar un paseo en coche de caballos contigo. Eso sería un triunfo sobre el resto de tus rivales y una oportunidad de oro para enamorar a Samantha. Y esos alfeñiques de Allan Midway y el chulito de John Kellet que rondan a la señorita se iban a enterar.

¿QUÉ TIENES?: Una oportunidad de oro. Harías lo que te pidiese Samantha con tal de conseguir esa cita en coche de caballos

Emma Stonefield
SAMANTHA WATERFORD ¿QUÉ ESTÁ OCURRIENDO?: Estás en una fiesta de la alta sociedad londinense, junto con una espía novata llamada Sandra Basquette. Quieres engatusar a Michael Rshaleigh (muy enamorado de ti) para que te cuente, en privado, quién es la persona que organiza los misteriosos viajes de Sir Richard Trafford para poder continuar tu investigación sobre él. Hay, por otro lado, una serie de problemas:

-       Allan Midway (otro pretendiente) está también aquí y no dejará que te apartes con Rashleigh.

-       Tú no te prestas a mostrarte en público como que estás intimando con nadie: no montas en coche de caballos con ningún hombre que no sea de tu familia, no haces manitas con nadie y no te quedas con ningún hombre a solas. Como mucho, concedes un baile, y mucho es.

John Kellet (el de tu trasfondo) que es el espantabuitres, no ha llegado todavía a la fiesta, así que tendrás que confiar en Sandra.

Samantha Waterford

"En una fiesta de la alta sociedad, organizada por Samantha Waterford con ayuda de su amiga Sandra Basquette, varios pretendinetes rondan a la dama, entre ellos Allan Midway y Michael Rashleigh. Allan intenta hablar con Samantha, pero interviene Rashleigh para también entrar en la conversación, porque Michael quiere un baile con la anfitriona. Hay una educada disputa entre ambos por tener la atención de Samantha, pero Sandra consigue llamar la atención de Midway mientras la otra habla a solas con Rashleigh. Un amigo de Allan le advierte de que John Kellet está de camino, pero que hará lo posible por retrasarlo. Sandra mantiene alejado a Allan mientras Samantha le saca la información a Rashleigh, y llega Kellet, quien se enfrenta, de forma muy agresiva y con ira contenida, a Midway, dejando claras sus intenciones hacia Samantha y desafiándolo a un duelo de esgrima, pero Allan es un valiente y no solo acepta, sino que pone en duda la habilidad de su rival, quien busca la confirmación de su palmarés en Sandra, pero esta no se involucra. Mientras tanto, Samantha logra saber de Rashleigh lo que quería: la persona que organiza los viajes de Trafford es Deborah Ambrose."

Samantha sigue a Baker hasta el colegio de médicos, y finge necesitar ayuda para ganar acceso, pero al ser mujer la despachan diciéndole que vaya al hospital. Un mensajero llega con un paquete para Baker, y Waterford se hace pasar por su secretaria, recogiéndolo. En el pequeño paquete hay un cogollo de algo parecido a droga, con un olor muy especial. Se marcha a su casa y lo deja allí, se disfraza de hombre de la alta sociedad y vuelve al colegio de médicos, donde localiza el despacho de Baker. Llama a la puerta, pero está cerrada, y siente a alguien en su interior. Con unas ganzúas abre la cerradura y encuentra allí, escondido tras su escritorio, a Baker, muy sorprendido de verla (verle, en realidad, porque va disfrazado de hombre). Baker pregunta cómo ha abierto la puerta, y Samantha le contesta que estaba abierta. Le cuenta una historia sobre unas dudas de unas lesiones y su opinión médica, mientras Baker mira por encima de ella, visiblemente asustado y preocupado, y le dice al final que no es un buen momento, y que está esperando un paquete. Samantha contesta que no sabe, y se despide diciéndole a Baker que irá a preguntar, pero se marcha a casa de Rashleigh, donde habían quedado todos.

McGregor sigue a Bradford hasta su mansión, que está cerrada a cal y canto, contraventanas incluidas. Observa que en los marcos de las ventanas y las puertas hay símbolos extraños tallados. Se acerca por el jardín de detrás, intentando abrir la puerta del sótano con sigilo, pero no logra forzarla. Escala a una de las ventanas del segundo piso, con la mala suerte de caer y hacerse daño. El ruido alerta a Bradford, que se asoma por una ventana y cierra, gritándole a Steve que se marche. McGregor se acerca a la puerta de atrás de la mansión y le dice que salga, que tiene que hablar con él y que puede ayudarle, y Bradford le grita que de acuerdo, pero que se aleje de la puerta diez pasos. Así lo hace Steve. Se abre la puerta. Bradford se asoma y lanza un conjuro. Una nube de dagas se materializa alrededor de McGregor, cortando y apuñalando todo el espacio en el que está, quien a su vez libera a La Bestia Interior, salta esquivando las dagas, saca su arma y dispara, pero falla el tiro. Bradford desplaza el conjuro hacia McGregor y las dagas lo acribillan, y cae con múltiples cortes, agonizando.

James y Emma siguen el coche de Ashworth y Deborah Ambrose. En un cruce, un guardia corta el paso y pierden momentáneamente el coche que seguían, pero al lado se les posiciona otro carruaje, por cuya ventanilla se asoma Elizabeth Carter, quien les invita a ir a su casa. Silverstone, interesado en llevarse bien con Carter, acepta, pero Emma le dice por lo bajo que no. Elizabeth insiste, mientras hace unos gestos extraños con la mano hacia el guarda y éste se mantiene erguido con los brazos abiertos deteniendo el tráfico, para desesperación del resto de cocheros que comienzan a increparle. James se pasa al carruaje de Carter, que le sonríe amablemente, y Emma hace lo mismo solo para que Elizabeth deshaga el control, aparentemente místico, que tiene sobre el guardia, que por fin baja los brazos y deja pasar a los coches, pero Emma vuelve de repente a su carro para seguir a Ashworth, el hombre que en ella cree que aparece en sus sueños. Mientras tanto, Elizabeth Carter le cuenta a James, si ambages, que Ashworth es extremadamente peligroso, pues era la anterior mano derecha de William Cross, y está enfrentado a ella en la guerra que se está desarrollando en el seno de la Orden del Amanecer Dorado. Es más, le dice que Ashworth tiene un especial interés en Emma desde que acabó con Cross con su daga. James se baja en casa de Rashleigh.

Emma sigue el coche de Ashworth y Deborah Ambrose hasta una casa de clase media o alta, donde los dos entran. Ella se baja del coche y llama a la puerta de la casa, y le abre John Asworth, quien la invita a pasar. La decoración de la casa es sencilla, y en ella destacan las cortinas de terciopelo rojo. No hay rastro de Deborah Ambrose. Ashworth le dice a Emma que la ha visto en sus sueños. Emma se ve muy incómoda. La invita a sentarse en un sillón, y camina a su alrededor, hablándole con una voz profunda y pretendiendo hechizarla, pero ella es mentalmente muy fuerte y resiste. Ashworth se maravilla. Emma siente, de repente, que algo terrible le está ocurriendo a Steve McGregor, y se quiere marchar, y Ashworth la deja ir, pero antes le dice que quiere su cuerpo, y que la verá en sueños. Emma se marcha, turbada, a buscar a McGregor, subiendo a un coche de caballos y dejándose guiar una vez más por sus capacidades psíquicas para llegar hasta la casa de Bradford.

Samantha y James coinciden en la casa de la viuda de Rashleigh, y son recibidos amablemente por ella, a la que se le ve llena de joyas y, aunque de luto, muy cuidada y coqueta. Varios muebles han sido renovados, y se puede observar que la casa está siendo renovada, a pesar de no haber pasado más de dos días de la muerte del señor. Ambos le dan el pésame y le preguntan por su estado, y Silverstone le da conversación mientras que Waterford se retira al excusado para escabullirse por la casa y llegar al dormitorio, buscando algo parecido a una llave, pero solo encuentra de interés una pequeña caja similar a la que ha recibido Baker y que tiene un olor semejante, y al abrirla encuentra la misma droga desconocida. Samantha concluye que esa debe ser la llave y que de alguna forma te permite tener visiones o sueños para ir a otra realidad, y se la lleva, pero es descubierta por la ama de llaves, quien da la voz de alarma y alerta a la viuda de Rashleigh, la cual, con una furia contenida por la educación, les invita amablemente a marcharse.

McGregor lucha contra la muerte y sobrevive a las heridas provocadas por el conjuro de Nube de Dagas (nota: sacó las tiradas de salvación por muerte), pero yace en el jardín trasero de Bradford, que se acerca a él con curiosidad para confirmar que está muerto. En ese instante llega Emma, y su presencia asusta a Benjamin y se encierra en su casa. La señorita Stonefield estabiliza a Steve y lo sube al coche en el que ha venido para llevarlo al doctor, que sabe que está en casa de la viuda de Rashleigh. Al llegar allí, coincide con la salida de James y Samantha de la casa, y el primero atiende a McGregor, pudiendo hacer poco en un coche de caballos, así que deciden llevarlo a la mansión Trafford donde consigue recuperarse con los cuidados médicos de Silverstone, aunque le quedarán muchas cicatrices. Cuando exponen a Trafford toda la información que han obtenido, él confirma que esa droga es la llave para entrar al mundo onírico, y probablemente Ashworth la esté utilizando para contactar con El Maestro. El problema es que la droga desconocida no produce sueños... sino pesadillas.

EPÍLOGO: Emma Stonefield tiene un sueño (la jugadora no lo ha contado a las demás todavía).

Tercera Sesión (11 de septiembre de 2022)

13 de mayo de 1890

Nota: esta escena se juega después de la del 15 de mayo como un flashback y justo antes de la del 16 de mayo, pero se coloca aquí para respetar el orden cronológico de la wiki.

James Silverstone, Steve McGregor, Emma Stonefield y Samantha Waterford están reunidos en la Mansión Trafford, donde Emma les cuenta a sus compañeras su último sueño (expande el desplegable para leerlo):

Tercer Sueño de Emma Stonefield
Sueñas. Estás en un enorme y oscuro sótano de paredes de piedra, con mesas de mármol y cubos de bronce, iluminado por antorchas. Al fondo hay unas enormes cortinas de terciopelo rojo. Hay muchas personas vestidas con túnicas rituales de diferentes colores, y con máscaras de todo tipo: monstruosas, bizarras, bellas, brillantes o inexpresivas. Sobre las mesas de mármol hay tendidos hombres y mujeres desnudos, también con máscaras, que yacen encadenados y que están siendo torturados y sacrificados por los que llevan las túnicas. Diferentes instrumentos de tortura están siendo empleados en todas las partes del cuerpo de las víctimas, que gritan de dolor y suplican entre sollozos. Los cubos de broce recogen su sangre. Uno de los torturadores tiene el cabello rubio y se intuyen unas gafas tras su máscara dorada, que simula el rostro de un sarcófago egipcio. El hombre te observa. Las torturas se detienen, y todo el mundo te mira. Te das cuenta de que estás desnuda. Los presentes forman un amplio círculo a tu alrededor, en silencio, observándote tras sus máscaras y con sus túnicas ensangrentadas, y te hacen sentir extremadamente incómoda. La sangre de las víctimas te llega por los tobillos. Ves tu reflejo en la sangre y te das cuenta de que eres la única que no lleva máscara. De pronto, todos se giran para mirar al fondo del sótano, y desde las enormes cortinas de terciopelo rojo surge, una vez más, la voz, una voz grave que suena como una enorme trompeta, y que dice palabras que no puedes entender. No es una voz humana. Sientes un pánico indescriptible. La voz inhumana te reclama y te llama por tu nombre. Todos se giran y te miran. Suelo y paredes tiemblan de forma rítmica y lenta, cada vez más fuerte. Es tu corazón. Las cortinas rojas del fondo se descorren. Gritas, horrorizada. Despiertas.

El sueño se analiza en grupo. Lo que más le llama la atención a Emma es la voz que la llama por su nombre, preguntándose si ese puede ser El Maestro. Trafford le contesta que es una posibilidad, pero que también puede que se trate de otro ser sobrenatural y nefando que, según los teóricos del ocultismo a nivel mundial, puede ser lo que llaman La Muerte Roja, un mal preternatural y ajeno a este mundo que, desde hace milenios, tiñe y oscurece los corazones humanos para corromper y pervertir el alma humana haciendo que realicen actos deplorables como el asesinato, la tortura, la guerra y otras cosas deleznables. Él mismo pertenece a un grupo de eruditos esparcidos por el mundo y coordinados por Van Helsing, un hombre que tuvo un episodio nefasto en su vida relacionado con La Muerte Roja, y mantiene una correspondencia a través de la que todos los demás investigadores comparten la información que obtienen sobre este fenómeno. Trafford confiesa que lo que este grupo de Londres consiga averiguar pasará a manos de Van Helsing y el resto de eruditos para poder combatir el mal. También revela que la forma de actuar de La Muerte Roja es utilizando a seres horribles que mantienen una jerarquía de súbditos con la que extiende sus tentáculos por todo el globo. Lo que le llama a él la atención, por otro lado, es la fijación de Ashworth y la voz antinatural de los sueños por Emma, la cual, remarca una vez más, se parece mucho a su difunta esposa. Silverstone le pregunta si La Muerte Roja estaba implicada en el fallecimiento de su esposa, y Trafford responde que cada vez está más convencido de ello. Emma le pregunta cómo murió, pero Trafford no se siente preparado para hablar del asunto, y les dice que cuando encuentre las fuerzas suficientes responderá sus preguntas y abrirá, por fin, el estudio de su esposa, que permanece cerrado desde que murió.

15 de mayo de 1890

Los personajes acuden a la sala de esgrima de la Universidad de Londres para presenciar los duelos deportivos de esgrima de florete a los que ha desafiado John Kellet a los pretendientes de Samantha. Kellet se presenta al resto del grupo, remarcando la tranquilidad que le produce que McGregor esté cerca de Samantha para poder protegerla, porque ha escuchado que es un hombre duro. Steve no sabe cómo tomarse ese comentario. A Samantha, con la que mantiene en público una distancia prudente en todos los sentidos, le dice que últimamente tiene mucho trabajo desafiando a pretendientes, y le pide, de forma cómplice, que sea un poco menos adorable. Este día tiene tres duelos, el primero con un petimetre que no tiene ni idea de esgrima, el segundo con otro que ha tomado un par de clases y el tercero con un campeón del club universitario de Oxford, que es el que espera que sea más difícil. Ha venido mucha gente a presenciar los duelos, entre ellos curiosos, familiares, padrinos y otros pretendientes que quieren estudiar los movimientos de Kellet con vistas a un futuro enfrentamiento con él. La técnica de John es impecable, ya que maneja muy bien un arma que, de los tres estilos de esgrima existentes, es la que menos utiliza la gente, y eso le da ventaja. En el exterior de la sala, que es un enorme edificio de techo alto, planta rectangular y cuatro entradas, un limpiabotas termina de atender clientes, recoge sus cosas y saca de su caja una navaja de grandes dimensiones, y se dirige hacia la sala. En otro lugar cercano, un limpiador que está barriendo las hojas, con muy mala cara y una cicatriz, deja a un lado su escoba y saca de entre los arbustos una porra, y se dirige también hacia la sala. No lejos de allí, un repartidor vestido con un uniforme que no es de su talla y manchado de sangre aparca su bicicleta contra una farola, saca de uno de los paquetes un estilete y camina hacia el edificio. Y un caballero inglés con una pinta muy desaliñada y un traje descosido y viejo que lleva un paquete se quita la chaqueta y saca de sus bolsillos dos nudilleras de acero, sin dejar de avanazar hacia la sala de esgrima.

Porra utilizada por Brutal.

Nota: En este punto el Dungeon Master les dice a las jugadoras que en esta escena van a hacer de los miembros de Los Chicos Salvajes, y reparte a cada una una minificha de PNJ con las características de cada personaje descrito, y una palabra que define a cada uno:

PNJ Palabra que lo define Jugadora que lo interpreta
Limpiabotas con navaja Despiadado Steve McGregor
Limpiador con porra Brutal James Silverstone
Repartidor con estilete Psicópata Samantha Waterford
Caballero con nudilleras y paquete Cruel Emma Stonefield
Nudilleras utilizadas por Cruel.

Los cuatro pandilleros se reúnen con John Ashworth antes de entrar a la sala, y éste les comenta que Wilson "Caraperro" McCarthy le ha dicho que son los mejores de la banda, y que espera que hagan bien su trabajo. Les advierte que el más peligroso es Steve McGregor, y que quiere a Emma Stonefield viva e intacta para poder ofrecérsela a El Maestro. Les avisa también de que si llegan a ver algo raro o luminoso que bajen la mirada y cierren los ojos, y los envía a la sala, cada uno entrando por una de las cuatro puertas. Despiadado se encuentra a un guarda de seguridad un poco mayor que estaba ojeando dentro del edificio para ver los duelos, y cuando ve al pandillero acercarse con la navaja le da el alto y le dice que no puede pasar, a lo que Despiadado responde tapándole la boca, poniéndole el filo en el cuello y diciendo "¿de verdad que no puedo pasar?" mientras le corta la garganta lentamente. Brutal se encuentra con un joven estudiante, amigo de uno de los duelistas, que al verle acercarse con la porra y actitud amenazante le impide el paso y recibe una lluvia de garrotazos desproporcionada e imparable que lo destroza y lo deja en el suelo. Cruel avanza resueltamente con sus nudilleras y un paquete pesado bajo el brazo, y otro caballero lo intercepta gritándole y preguntándole que quién es y que se marche de aquí, y el pandillero le lanza el paquete a la cara, derribándolo y golpeándole con las nudilleras en la cara una vez que está en el suelo. Por último, Psicópata es alcanzado por otro repartidor de la misma empresa que le grita que qué ha hecho con su compañero y que se las va a pagar, y el primero le clava el estilete bajo la mandíbula y hasta el cielo de la boca, y mientras el repartidor se ahoga en su propia sangre le corta la nariz y se la come, masticándola alegremente al tiempo que se dirige hacia la sala. En el interior de la sala de esgrima Emma no es consciente del peligro, pues su atención está puesta en John Kellet, al igual que Samantha, y McGregor está en sus cosas. Solo el Dr. Silverstone, con su aguda percepción criminalística, nota que no hay nadie en las puertas y que algo está pasando, y se lo dice a McGregor, quien mira alrededor y se da cuenta instantáneamente de que las cosas no van bien. Pone la mano sobre Samantha y Emma para avisarlas, pero no llega a tocar a la segunda, que no está, y cuando mira ve que Brutal y Psicópata se la están llevando con la boca tapada; mientras la arrastran, Psicópata intenta cortarle la nariz a Stonefield y Brutal hace aspavientos para que la deje intacta como ordenó Ashworth. McGregor y Waterford van tras ellos, y entonces, de forma inexplicable, estalla el caos y el pánico en todos los presentes, que gritan horrorizados y corren por la sala cuyas puertas alguien ha cerrado. [[Archivo:Navaja.jpg|miniaturadeimagen|Navaja utilizada por Despiadado. [Fuente:https://www.invaluable.com/auction-lot/19th-century-batisse-brass-and-bone-folding-knife-204-c-157411aaa9]]] Silverstone ve que por una de ellas ha entrado John Ashworth, quien le mira fijamente y camina hacia él al mismo tiempo que de los bolsillos se saca pequeñas cosas negras que arroja a los lados. Samantha se lanza a por Brutal con su cuchillo y le hace un corte tras la rodilla, consiguiendo que resbale con su propia sangre y caiga al suelo, soltando a Emma, que queda todavía retenida por Psicópata; una patada de Waterford pone fuera de juego a su enemigo. McGregor saca su revólver y amenaza a Psicópata, pero se acerca demasiado y éste le asesta una cuchillada en el brazo (Nota: pifia de iniciativa de McGregor y tirada de ataque exitosa de Psicópata), desarmándole e hiriéndole. Emma saca su daga ritual y se la clava en el costado a Psicópata, quien ríe de forma maniaca y la suelta. Steve no puede contener a La Bestia, que le posee; se lanza sobre Psicópata como una pantera y lo derriba, pero el asesino le pone el estilete en el cielo de la boca, riendo. McGregor, poseído por La Bestia, muerde el estilete y lo rompe con sus dientes, mientras zarandea a su enemigo que está a punto de morir en un delirio de placer (Nota: le quedaba 1 punto de vida). Mientras tanto, John Ashworth avanza con la mirada clavada en Silverstone, y pronuncia incomprensibles palabras al tiempo que gesticula de forma extraña su mano en hacia él; el doctor es fuerte y resiste el conjuro, cuya magia resbala por encima de su persona. Ashworth, impresionado, saca un revólver y le dispara, hiriendo a James en el hombro derecho y derribándolo, mientras el caos crece alrededor y la gente se autolesiona, viola a otros y se sacan los ojos. Samantha busca a John Kellet, pero no lo encuentra en la vorágine de personas enloquecidas, y se dirige hacia Ashworth al que ha visto disparar a Silverstone, quien intenta derribarlo con una barrido desde el suelo, pero el hechicero lo esquiva levantando grácilmente la pierna, momento que Waterford aprovecha para acercarse con su derringer, que es un arma de muy corta distancia, y le apunta a la cabeza. Ashworth abre los brazos sonriente, y cuando Samantha le dispara la bala rebota en él y algo bajo la camisa del hechicero provoca un pequeño estallido, haciendo que salga bajo ella un débil humo azul que Emma reconoce como algo arcano. Ashworth camina de espaldas protegiéndose con la gente enloquecida, y aunque Samantha le persigue no consigue esquivar a todas las personas que corren y se contorsionan alocadamente por la sala. El doctor se da cuenta de que lo que sea que esté afectando a la gente está relacionado con el aire, y corre a abrir puertas y ventanas. Emma ve cómo Cruel y Despiadado se lanzan a por ella, y huye a la carrera (Nota: sacando un crítico), cerrando los ojos y guiándose por sus habilidades paranormales; esquiva a varias personas desquiciadas que corretean por la sala, agachándose y saltando lo justo para no tropezar con nadie; evita a un hombre que grita y manotea, y que alcanza con un golpe fortuito a Brutal, que es derribado, y luego esquiva un potro de salto, ganando ventaja a Despiadado. La medium detiene su carrera de golpe al tropezar con alguien. Al abrir los ojos ve que ha caído en brazos de John Kellet, quien le lanza un directo de derechas a Despiadado y lo noquea. Emma mira extasiada a Kellet, pero se da cuenta de que también está afectado por la locura que contagia a todo el mundo y la mira intensamente con intenciones inmorales. El doctor, preguntándose por qué a ellos cuatro no les ha afectado la locura, consigue que corra el aire y las personas vuelven lentamente a la normalidad, John Kellet incluído. Recoge del suelo una de las cosas negras que arrojó Ashworth y ve que es un escarabajo negro, el cual guarda. Alguien derriba a McGregor, y Psicópata escapa (Nota: en esta escena nace un inesperado, nuevo e interesante PNJ: el Psicópata, creado por la jugadora de Samantha Waterford y el azar de las tiradas).

16 de mayo de 1890

Los personajes se reúnen en la mansión Trafford para comentar los acontecimientos del día anterior y las nuevas informaciones. El doctor ha sido curado de su herida de bala, que fue detenida por el hueso. Emma pregunta qué podía ser aquello que estalló bajo al camisa de John Ashworth y el humo azul que salió, a lo que Trafford responde que probablemente sea un amuleto de protección, un objeto mágico de gran poder que se destruye para proteger al portador de un ataque y que, por lo tanto, es de un solo uso. James comenta que Ashworth soltó escarabajos negros en la sala de esgrima, y enseña a los presentes el que recogió; parece similar al escarabajo verde que encontraron en la habitación de Beatrice hace unos días. Trafford observa que pueden tener relación por la sustancia que contienen. Steve dice que ha leído una noticia del 14 de mayo acerca de un crimen relacionado con cabelleras arrancadas, solo que en esta ocasión ha sido en Reading y hay testigos que han visto a los asesinos: dos hombres y una mujer de aspecto achaparrado y oscuro. Trafford comenta que se están acercando y habrá que estar atentos. Silverstone añade algo más: que su amigo y colega el Dr. Adam Robson le ha practicado una autopsia al cadáver de Robert Baker, hechicero aliado de Elizabeth Carter, quien ha fallecido en extrañas circunstancias. Su muerte ha sido provocada por pequeñas bestias que han dejado en las heridas una sustancia sulfurosa, pero no hay nada claro ni natural en su muerte. Tras debatir estos acontecimientos, Trafford plantea a los presentes cómo se debería abordar la búsqueda de El Maestro y si, ahora que se cuenta con las Llaves del Sueño, es más efectivo que el grupo ataque en su totalidad en el mundo real sin entrar en el onírico, hagan una incursión todos en el de los sueños o se dividan para atacar por ambos frentes. Reflexiona sobre las ventajas y desventajas de cada estrategia: atacar todos a la vez por un frente, el onírico o el real, les dará la fuerza del número, y dividirse, yendo unos por el mundo real y otro por el onírico, les proporcionará más alcance y flexibilidad pero a costa de estar debilitados por ser solo la mitad en cada grupo. Propone excluir de cualquier viaje onírico a McGregor, porque teme que La Bestia se desate en sueños y sea un peligro para todos, y le pregunta a Steve si cree que sería capaz de controlarla. Steve McGregor tiene un flashback (expande el desplegable para leer los detalles).

FLASBACK V: STEVE McGREGOR
Personaje Información para la jugadora Jugadora que lo interpreta
JACK COYOTE ¿QUIÉN ERES?: “JACK COYOTE” el mayor violador del estado de Texas. Eres extremadamente peligroso y violento.

¿QUÉ QUIERES?: Cruzar la frontera al sur para escapar de los federales. Ahora estás en la Ciudad de Río Grande al sur de Texas y mañana saldrás del país, y nada NI NADIE te va a detener. Un cazarrecompensas llamado Steve McGregor intentó pararte los pies, pero lo dejaste seco en mitad del bosque a 50 millas de aquí.

¿QUÉ TIENES?: Un revolver Remington cargado y un cuchillo muy grande.

Samantha Waterford
ROGER WAYLANE ¿QUIÉN ERES?: “ROGER WAYLANE” un agente federal de incógnito. Ascendiste porque acabaste con la banda de “Los Chacales de Texas”. Todos muertos en un tiroteo. Tú mataste a Ruby Dallas, el jefe de la banda.

¿QUÉ QUIERES?: Detener al mayor violador del estado de Texas: Jack Coyote. Es extremadamente peligroso y violento, y no deberías enfrentarte a él solo bajo ninguna circunstancia. Lo quieres vivo para que lo cuelguen, pero si no hay más remedio lo matarás.

¿QUÉ TIENES?: Un Revolver Colt de la Marina, una placa, un compañero en la calle con un rifle y el grito de “¡Agente Federal, manos arriba!”.

Emma Stonefield
BILL "UN OJO" MALONE ¿QUIÉN ERES?: “BILL ‘UN OJO’ MALONE” el último miembro de la banda de “Los Chacales del Texas”.

¿QUÉ QUIERES?: Roger Waylane, un joven agente federal, acabó con todos tus compañeros, pero nunca supo de ti. Quieres vengar a tus amigos y matarlo, pero haciendo que sepa quién eres y por qué va a morir.

¿QUÉ TIENES?: Un revolver Smith &Wesson Modelo 3 que perteneció a Ruby Dallas, el jefe de tu ahora desaparecida banda.

James Silverstone
STEVE McGREGOR La Bestia te ha tomado. Te mantiene vivo. Su furia te hace perseguir a Jack Coyote, al que has rastreado por el olor a lo largo de 50 millas hasta Ciudad Río Grande, al sur de Texas. Estás sucio, desarrapado y rabioso. Tu barba ha crecido salvaje, tus manos están negras de mugre, y tu pelo grasiento tiene hojas secas enganchadas. Eres más animal que humano, y solo te mueve una cosa: cazar a Jack Coyote, el mayor violador del estado de Texas. Jack Coyote. Jack Coyote. Jack Coyote. JACK COYOTE. Jack Coyote, quien te ha disparado a traición en el bosque y te ha dado por muerto. Pero ahora has vuelto y La Bestia te da fuerzas, unas fuerzas sobrenaturales con las que has llegado hasta este saloon en Río Grande. No tienes armas, solo tus manos, pero te bastan para cazar a Jack Coyote, vivo o muerto. Steve McGregor
Partida de póker en el saloon de Ciudad de Río Grande (foto de Samantha Waterford).

"En un saloon de la Ciudad de Río Grande, al sur de Texas, se encuentran sentados en una mesa Jack Coyote, Roger Waylane y Bill 'Un Ojo' Malone, jugando al póker y bebiendo whisky. Todos hacen un cambio y apuestan al centro de la mesa, lanzándose miradas furtivas. Cuando no van a más, enseñan sus cartas, pero no está claro quién ha ganado, y por la puerta del salón entra Steve McGregor, poseído por La Bestia. Su aspecto es deplorable. Su barba y pelos están crecidos y llenos de hojas, sus ropas raídas y sucias, y tiene una mirada furibunda y más animal que humana. Todo el mundo en el saloon se queda petrificado, y Steve avanza hacia Jack Coyote, en el que clava su mirada. Coyote se levanta y saca su arma para apuntar a McGregor, y Waylane y Bill hacen lo mismo, pero el agente federal apunta a Coyote mientras es encañonado por Bill. Todo los presentes en el saloon huyen o se parapetan. La tensión crece, pero Steve es ajeno a todo esto, porque está únicamente centrado en Coyote. Cuando Waylane ve que Bill le apunta con su revólver, se gira hacia él, le apunta y grita "¡Agente Federal!". Jack Coyote, al escuchar esto, se queda impactado y va a disparar a McGregor, pero este le desarma. El violador contrataca con un puñetazo, pero La Bestia hace que Steve solo reciba la mitad de daño y no le afecta. Bill agarra la mesa y se parapeta, y Waylane coge otra mesa y e intenta estamparla en 'Un Ojo', pero la cobertura que ha puesto este le protege. Steve coge del cuello a Coyote y lo levanta del suelo para llevarlo a la calle, donde lo lanza al suelo, pero Coyote le lanza tierra a los ojos y consigue cegarlo y levantarse a tiempo para atacarle con su cuchillo. El agente federal compañero de Waylane aparece con su escopeta gritando que se detengan, pero no le hacen caso. McGregor y Coyote pelean mientras el agente federal les amenaza, pero se da cuenta de que no consigue pararlos y comienza a agobiarse. En el saloon, Waylane coge la pata de la mesa que acaba de romper y ataca a Bill, alcanzándole en la cabeza. Ambos se disparan mutuamente y Bill alcanza a Roger. En una acción arriesgada, 'Un Ojo' hace una voltereta por el suelo para sortear la cobertura de Waylane, quien le alcanza pero no consigue matarle, y el forajido se levanta y le dispara, diciéndole "saluda a Ruby Dallas en el infierno", dándole muerte. En la calle, Jack Coyote huye, despertando el más profundo instinto de caza de Steve, que le persigue y salta sobre él para derribarlo por la espalda. El agente federal de la escopeta, viendo que McGregor no es humano, no interfiere y se marcha, dejando que el cazarrecompensas se lleve a Coyote, quien más tarde es entregado, encarcelado, juzgado y colgado."

Trafford nota que Steve está ensimismado y ausente (mientras tiene su flashback) y le pregunta de nuevo si cree que es capaz de controlar a La Bestia, a lo que responde que no está seguro de ello. Descartado McGregor para viajar al mundo onírico, Trafford plantea si llevar allí a Emma sería utilizarla como cebo, lo que conllevaría un dilema moral, o si el uso de sus poderes sería un arma que deberían emplear en esta guerra. Emma le pregunta si la magia se puede utilizar en el mundo de los sueños, y aunque Trafford responde que sí, le dice que la fuerza de voluntad es mucho más poderosa, como en los sueños lúcidos donde puedes cambiar la realidad onírica. Comenta, además, que las personas con más inteligencia y sabiduría (en este caso, los personajes con más Inteligencia y Sabiduría como características) son las que tienen más poder allí. Compara una vez más con los poderes de Emma con los de su difunta esposa, y le pregunta desde cuando se intensificaron. Emma Stonefield tiene un falshback (expande el desplegable para leer los detalles).

FLASHBACK VI: EMMA STONEFIELD
Personaje Información para la jugadora Jugadora que lo interpreta
MADEMOISELLE BRIGITTE FELIEU ¿QUIÉN ERES?: “MADEMOISELLE BRIGITTE FELIEU” ♀ el espíritu de una mujer francesa de la alta sociedad que ha muerto hoy mismo en un accidente de tren.

¿QUÉ QUIERES?: No sabes que estás muerta. Tampoco lo sabe Emma Stonefield. Ibas a la consulta de Lady Stranger porque tenías sesión con ella hoy para que te echara las cartas. Estás en la sala de espera con Emma Stonefield y otras dos personas que también han muerto en el accidente de tren, y que son espíritus que no saben que han muerto.

¿QUÉ TIENES?: Una historia muy interesante sobre cómo conociste a Lady Stranger. Fue en Egipto, visitando las excavaciones porque tu marido, François Felieu, es arqueólogo, y encontró la entrada a una tumba de un sacerdote, pero Lady Stranger le previno para que no entrase porque había un horrible mal rojizo allí dentro. François, muy supersticioso, le hizo caso y se salvó, porque todos los que accedieron a la tumba murieron sin explicación alguna.

James Silverstone
PETER O'BRIAN ¿QUIÉN ERES?: “PETER O’BRIAN” el espíritu de un caballero inglés de la alta sociedad que ha muerto hoy mismo en un accidente de tren.

¿QUÉ QUIERES?: No sabes que estás muerto. Tampoco lo sabe Emma Stonefield. Ibas a la consulta de Lady Stranger porque tenías sesión con ella hoy para que te echara las cartas. Estás en la sala de espera con Emma Stonefield y otras dos personas que también han muerto en el accidente de tren, y que son espíritus que no saben que han muerto.

¿QUÉ TIENES?: Una historia muy interesante sobre cómo conociste a Lady Stranger. Eres amigo del Dr. Robert Baker, a quien le echaba las caras Lady Stranger. Un día, Baker te dijo que no podía acudir a su sesión de tarot y te pidió que fueras en su lugar, ya que estaba pagada y no quería perderla. Una amiga en común, Elizabeth Carter, te llevó hasta Lady Stranger, y dijo que estaba interesada en encontrar gente con afición por lo oculto. Quieres saber si Emma Stonefield estaría interesada en conocer a Elizabeth Carter.

Steve McGregor
KAREN WALLEN '¿QUIÉN ERES?: “KAREN WALLEN” ♀ el espíritu de una mujer (Nota: el DM duplicó por error aquí la palabra 'francesa que correspondía al personaje de Mademoiselle Brigitte Felieu) de clase media que ha muerto hoy mismo en un accidente de tren.

¿QUÉ QUIERES?: No sabes que estás muerta. Tampoco lo sabe Emma Stonefield. Ibas a la consulta de Lady Stranger porque tenías sesión con ella hoy para que te echara las cartas. Estás en la sala de espera con Emma Stonefield y otras dos personas que también han muerto en el accidente de tren, y que son espíritus que no saben que han muerto.

¿QUÉ TIENES?: Una historia muy interesante sobre cómo conociste a Lady Stranger. Estuviste sirviendo en la casa de los Rashleigh durante muchos años, hasta que un día, limpiando, encontraste una pequeña caja que contenía una sustancia marronácea de un olor muy característico. Lo confundiste con incienso para los braseros y lo echaste a las ascuas, y esa noche tuviste un sueño muy raro en el que conociste, en un baile de salón, a Lady Stranger que te invitaba a su consulta. Era un sueño muy real. Al despertar buscaste el nombre de Lady Stranger y, para tu sorpresa, existía, y con su ayuda conseguiste mejorar tu suerte y ascender socialmente.

Samantha Waterford

"Emma está esperando en la consulta de Lady Stranger junto a otras tres personas, dos mujeres y un hombre. Tras agotar los tópicos conversacionales como el tiempo, el estado de Londres y el servicio de metro, cada uno cuenta cómo conoció a Lady Stranger. Peter O'Brian la conoció a través de Elizabeth Carter, y se ofrece a presentársela a Emma. Mademoiselle Brigitte Felieu dice que Lady Stranger salvó la vida de su marido, un egiptólogo llamado François Felieu, al prevenirle de una maldición en una tumba que estaban excavando. Y Karen Wallen dice que la vio en sueños (un sueño muy real) y la buscó desde entonces. Lady Stranger entra en la sala de espera y llama a Emma, a la que hace pasar y le pide que elija una carta del tarot al azar, sacando el seis de bastos. La medium le dice que significa que tendrá dificultades y conflictos en el futuro inmediato, y de paso le pregunta que con quién hablaba en la sala de espera. Emma le dice que estuvo hablando con aquellas personas, las cuales describe, y Lady Stranger, lívida y le dice que no es posible, ya que esos clientes murieron esta mañana en un accidente de tren. Sin duda, ha hablado con sus espíritus." (Nota: desde este momento, Emma Stonefield adquiere la dote de Hablar con los muertos)

Tras discutirlo, y en vista de la ventaja que puede suponer que Emma Stonefield viaje al mundo onírico con la Llave de los Sueños, Samantha y el doctor debaten sobre quién debería acompañarla. James se ofrece, pero también dice que su utilidad como médico en el mundo real para vigilar a los soñadores es quizá más importante. Samantha dice que está dispuesta a ir con Emma, y Trafford le pregunta si cree que tiene la entereza y la capacidad para aguantar las presiones mentales que suponen viajar al mundo onírico. Samantha Waterford tiene un flashback (expande el desplegable para leer los detalles).

FLASHBACK VII: SAMANTHA WATERFORD
Personaje Información para la jugadora Jugadora que lo interpreta
EL SEÑOR AZUL ¿QUIÉN ERES?: “EL SEÑOR AZUL” un agente del servicio secreto al servicio de Su Majestad la Reina Victoria. Tienes 45 años y una gran experiencia a tus espaldas.

¿QUÉ QUIERES?: La Señora Atkins, directora del servicio secreto en Londres, está haciendo una entrevista a una candidata, Samantha Waterford. Tu misión es mirarla fijamente y ponerla nerviosa (como si fuera la entrevista que te hacen para entrar a la Policía Nacional).

¿QUÉ TIENES?: Una capacidad asombrosa para poner a la gente nerviosa. Samantha Waterford es huérfana, así que comenta que vaya penita que sus papis hayan muerto y que no tenga a nadie en el mundo, o que cómo alguien como ella, que viene de lo más bajo de la sociedad y a la que nadie quiere, puede aspirar a ser espía.

Steve McGregor
LA SEÑORA ROSA ¿QUIÉN ERES?: “LA SEÑORA ROSA” ♀ una agente del servicio secreto al servicio de Su Majestad la Reina Victoria. Tienes 35 años y una gran experiencia a tus espaldas.

¿QUÉ QUIERES?: La Señora Atkins, directora del servicio secreto en Londres, está haciendo una entrevista a una candidata, Samantha Waterford. Tu misión es mirarla fijamente y ponerla nerviosa (como si fuera la entrevista que te hacen para entrar a la Policía Nacional).

¿QUÉ TIENES?: Una capacidad asombrosa para poner a la gente nerviosa. Tienes que poner en duda absolutamente todo lo que diga Samantha Waterford. Si detectas alguna inconsistencia en algo de lo que diga, mete el dedo hasta el fondo. Amenázala con que si falla esta entrevista deberéis ejecutarla para que no revele nada.

Emma Stonefield
EL SEÑOR GRIS ¿QUIÉN ERES?: “EL SEÑOR GRIS” un agente del servicio secreto al servicio de Su Majestad la Reina Victoria. Tienes 65 años y una gran experiencia a tus espaldas.

¿QUÉ QUIERES?: La Señora Atkins, directora del servicio secreto en Londres, está haciendo una entrevista a una candidata, Samantha Waterford. Tu misión es sacar todos sus trapos sucios y ponerla nerviosa (como si fuera la entrevista que te hacen para entrar a la Policía Nacional).

¿QUÉ TIENES?: Los trapos sucios de Samantha Waterford:

- Cuando tenía siete años y entró en la academia de espías, fue pillada con comida robada y le echó la culpa a otra niña, a la que castigaron con varios correazos.

- A la edad de quince años fue seducida por un espía francés y le dio acceso a la academia y sus archivos, generando una brecha de seguridad (afortunadamente Samantha confesó a tiempo y detuvieron al espía).

- Con dieciocho años tuvo una pelea con un compañero, John Kellet, que llegó a las manos. Los que se pelean se desean. No se puede pelear con compañeros ni enamorarse de ellos.

A los veinte años se escapó de la academia, harta de la dureza del entrenamiento, y se embarcó hacia Estados Unidos. Fue Lesley Atkins la que la interceptó y la convenció para que volviera.

James Silverstone
SAMANTHA WATERFORD ¿QUÉ ESTÁ OCURRIENDO?: has logrado superar la academia de entrenamiento en la que llevas desde los siete años, ahora te van a hacer una entrevista (como las que hacen para entrar a la Policía Nacional) para ver cómo te defiendes. Tienen tus trapos sucios, así que prepárate. Tus trapos sucios:

- Cuando tenías siete años y entraste en la academia de espías, una niña robó unos arándanos de la cocina y los escondió bajo tu cama. Te echaron la culpa, pero demostraste que no habías sido tú porque había manchas de arándanos en el vestido de la otra niña, a la que castigaron con varios correazos.

- A la edad de quince años fuiste seducida por un espía francés y le diste acceso a la academia y sus archivos, generando una brecha de seguridad. Afortunadamente confesaste a tiempo y detuvieron al espía.

-  Con dieciocho años tuviste un pique con John Kellet sobre quien era mejor luchando cuerpo a cuerpo. Te ganó él, y en venganza dijiste por ahí que en realidad estaba enamorado de ti.

-  A los veinte años te escapaste de la academia, harta de la dureza del entrenamiento, y te embarcaste hacia Estados Unidos. Fue Lesley Atkins la que te interceptó y te convenció para que volvieras.

Samantha Waterford

"En un despacho de las instalaciones del Servicio Secreto de Su Majestad la Reina Victoria está Samantha Waterford con Lesley Atkins y tres personas: El Señor Gris, El Señor Azul y La Señora Rosa. En la habitación solo hay una mesa y cuatro sillas, pero por lo demás está completamente vacía. A un lado de la mesa está sentada Samantha, y enfrente El Señor Gris, con un legajo de papeles ante él. A ambos lados de Waterford, y con las sillas orientadas hacia ella, están sentados El Señor Azul y La Señora Rosa mirándola fijamente. En una esquina, tras El Señor Gris y de pie, está la Señora Atkins. El Señor Gris comienza preguntándole a Samantha si cree que está preparada para formar parte del servicio, a lo que ella responde que así es, pero él le espeta que, no obstante, ella se escapó de la academia en una ocasión. El Señor Azul y La Señora Rosa la presionan con esto, intentando hacer que se derrumbe; El Señor Azul remarca que quién la iba a echar de menos si no tiene a nadie (Samantha Waterford es huérfana), pero Samantha mantiene el tipo y contesta que si fue capaz de escapar de un lugar como la academia es que tiene una habilidad para ello que debería ser valorada. El Señor Gris continua poniendo en duda su integridad sacando a la luz que se enamoró de un espía francés, y la Señorita Rosa ataca con ello acusándola de traidora y que si se va con cualquiera. Samantha se defiende alegando que logró que detuvieran al espía porque fue ella quien hizo que se enamorara de ella. La presión de El Señor Azul y La Señora Rosa es tremenda. El Señor Gris saca a la luz ahora que Samantha fue pillada robando comida en la academia, y acusó a otra niña de ello. La Señora Rosa le dice que es algo vergonzoso que haya acusado a una niña, y Samantha explica que ella era también pequeña y aportó pruebas de que fue la niña la que realmente robó la comida y la acusó a ella. El Señor Azul continua con sus comentarios crueles, intentando quebrar a Samantha. El Señor Gris saca que tuvo una pelea con John Kellet que llegó a las manos, e insinúa que ella está enamorada de él, dejando claro, además, que no se pueden tener peleas ni se puede enamorar de otros miembros del servicio. El Señor Azul y La Señora Rosa intensifican la presión hasta límites insoportables, pero Samantha dice que entre ella y Kellet no hay nada; él se ofreció a entrenar juntos, y Samantha insiste en que no está enamorado de él, sino en todo caso él de ella. La Señora Atkins detiene el interrogatorio, agradece a El Señor Gris, La Señora Azul y La Señora Rosa su colaboración y les pide que la deje a solas con Samantha."

Máscara Onírica entregada a Samantha Waterford por el Hombre Anodino (foto de Samantha Waterford).

Samantha contesta a Trafford que sí se ve preparada para afrontar el mundo onírico, pero le pregunta por qué no va él con ellas. Trafford contesta que la muerte de su esposa es muy reciente, y todavía llora por las noches, con frecuentes pesadillas. Cree que en su estado podría atraer horribles cosas en el mundo de los sueños y poner en riesgo a todos. Le preguntan de nuevo cómo murió su esposa, pero responde que sigue sin estar preparado para hablar de ello. Samantha sigue interrogando a Trafford, y le espeta que cómo lleva el haber sido miembro de La Orden del Amanecer Dorado; él responde que lo lleva realmente mal, porque a pesar de su edad, conocimiento y experiencia ha sido engañado por los miembros de la orden, quienes, además, llevan una agenda malvada a la que espera no haber contribuido él mismo. Samantha presiona, y le pregunta por qué tiene tanto interés en acabar con La Orden; Trafford responde que su intención es salvar la civilización británica, cúspide de la sociedad occidental y pináculo del mundo desarrollado, y que no va a permitir que eso ocurra. En todo caso, y tras la presión de Samantha, Trafford está dispuesto a acompañarlas a la periferia de los sueños como una pequeña incursión para tantear el terreno. Los temblores vuelven acosarle, y tiene dificultades para encender su pipa. Aclaradas todas estas cosas, y satisfecha, en parte, la curiosidad de Samantha, se plantean la estrategia que van a seguir. Emma Stonefield y Samantha Waterford, junto con Richard Trafford, utilizarán La Llave de los Sueños e irán al mundo onírico, mientras que James Silverstone vigilará sus cuerpos y Steve McGregor protegerá a todos con un rifle que el anfitrión le deja. El mayordomo de la mansión dispone una habitación siguiendo las indicaciones del Dr. Silverstone, con las camas en disposición radial y las cabezas orientadas hacia el centro.

Disposición de las camas propuesta por el Doctor Silverstone para hacer el viaje onírico.

Todas las puertas y ventanas se atrancan, y los viajeros oníricos se ponen ropa de dormir y se colocan la Llave de los Sueños bajo la lengua, para echarse en las camas. Silverstone toma nota de absolutamente todos los cambios que se producen en ellos, mientras que McGregor vigila por las ventanas. El sueño alcanza rápidamente a Samantha, Emma y Trafford, que entran enseguida en fase REM, y se adentran en la periferia, donde están en la misma habitación pero sin James ni Steve, y todo parece ligeramente luminoso y etéreo. Trafford las lleva por unas escaleras hacia la planta baja, que ahora es una mezcla entre un pasillo muy grande y la calle donde está la mansión, y ven a personas que van vestidas con túnicas y máscaras y que caminan en silencio en una dirección concreta. En el mundo real, McGregor tiene un mal presagio y, al mirar por la ventana, ve que la niebla se espesa y se vuelve ligeramente rojiza, lo que no le gusta nada. Los viajeros oníricos llegan a un guardarropa enorme que se funde con características de la calle. Allí, los caminantes con túnicas y máscaras llegan y le entregan a un hombre anodino la túnica, quedándose desnudos y solo con la máscara. El hombre anodino les da una capa negra, y estos se marchan y desaparecen. Una mujer algo mayor se acerca a Samantha, y le dice que se ha perdido. Ella le pregunta que por qué cree que está perdida y dónde piensa que está; la mujer responde que ella estaba en el jardín de atrás con su marido, pero que ahora no lo encuentra. Trafford llama a Samantha y le pregunta que con quién está hablando, pero la mujer ha desaparecido. Emma se acerca al hombre anodino y le pide una capa, pero este le dice que dónde va sin máscara. Emma le pide una máscara, y Samantha otra. La primera se la pone y desaparece, y Samantha, al ver esto, hace lo mismo y también se esfuma. En el mundo real, Silverstone ve cómo Trafford se agita bruscamente en sueños y lo despierta. Al volver al mundo real, agarra al doctor del brazo y, angustiado, le dice que ellas se han internado en el sueño y hay que ir a rescatarlas, mientras McGregor ve por la ventana que hay personas que se mueven furtivamente alrededor de la mansión.